Agujas y aguijones

Sobre los ensayos con acupuntura, sus sesgos y conclusiones

[divider_flat] El actual fervor occidental por la acupuntura arranca en buena medida de una visita del presidente Nixon a la China de Mao hace ahora 34 años. Cuenta el iconoclasta Petr Skrabanek que el presidente y su séquito de políticos y periodistas asistieron a una sesión de “anestesia por acupuntura”, sin saber que esta peculiar forma de anestesia fue inventada siguiendo órdenes de Mao para ahorrar en fármacos y anestesistas; y sin conocer tampoco que para la demostración los pacientes fueron cuidadosamente seleccionados y además tomaron analgésicos. (más…)

Entre dos aguas

Sobre la dos corrientes culturales en la medicina actual

[divider_flat] En el debate sobre las dos culturas, la humanista y la científica, ¿qué lugar ocupan la medicina y los médicos? La controversia puede interpretarse, por encima de otras consideraciones, como una disputa por la preeminencia intelectual, por el protagonismo público o, si se quiere, por un cierto control de los medios editoriales y de comunicación. Todavía en tiempos de Newton los científicos eran considerados filósofos naturales, pero la creciente especialización de los saberes fue abriendo una brecha entre los sabios de ciencias y los de letras. A mediados del siglo XX, como constataba el inventor de las dos culturas, Charles P. Snow, «en nuestra sociedad hemos perdido hasta la pretensión de poseer una cultura común. Las personas educadas con la mayor intensidad de que somos capaces ya no pueden comunicarse unas con otras en el plano de sus principales intereses intelectuales. Esto es grave para nuestra vida creativa, intelectual y especialmente moral. Nos está llevando a interpretar mal el pasado, a equivocar el presente y a descartar nuestras esperanzas en el futuro».

(más…)

Medicina sui géneris

Sobre la aparente integración de la medicina homeopática

Hay que estar ciego y sordo para no reconocer el progresivo avance de la homeopatía y hasta su relativa integración en la medicina convencional. Sin alcanzar todavía en España el predicamento que tiene en países como Alemania, Reino Unido (con el patrocinio de la familia real) y Argentina,  o en la próxima Francia, donde los tratamientos homeopáticos están incluidos en la seguridad social, y sin tener tampoco la oficialidad que otorgan las cátedras universitarias que hay en diversos países europeos, en el nuestro la homeopatía se ha hecho un hueco importante en los últimos años. La existencia de masteres universitarios, la integración de los médicos homeópatas en los colegios de médicos, la venta de productos homeopáticos en muchas farmacias, los varios miles de profesionales que atienden consultas de homeopatía en España y la legión de pacientes tratados cada año son datos que no pueden ignorarse. Y, efectivamente, reconociendo su enorme arraigo, la medicina ortodoxa ha decidido no seguir ignorando a la homeopatía (entre otras medicinas alternativas) y se ha puesto manos a la obra de integración. Hay que destacar en este sentido, la creación en 1999 del National Center for Complementary and Alternative Medicine (NCCAM) en EE UU y el creciente espacio dedicado en las principales revistas médicas, desde el JAMA al BMJ, o en Medicina Clínica, donde el médico de familia Francesc Borrel-Carrió acaba de publicar el artículo «Homeopatía: creencias, praxis, pruebas«, que es un excelente ejemplo de aproximación y comprensión desde la medicina científica. (más…)

Dudas y paradojas

Sobre el beber, el fumar y asuntos paradójicos en general

[divider_flat] Bien mirado, es una suerte no estar dominados por la razón. Si así fuera, la situación sería difícilmente soportable: tal es la cantidad de sinsentidos, contradioses y otros fenómenos extraños y carentes de lógica que nos salen al paso, sin necesidad de ir a buscarlos. Pero la razón también tiene su corazoncito, valga la paradoja, y por eso confiamos en la ciencia para que resuelva pequeñas dudas, nos procure confort (físico, mental, material y hasta espiritual) y nos aclare algunas situaciones contradictorias. Lo que ocurre es que la ciencia es una gran fábrica de dudas y paradojas. Si se mira bien, parece como si la función de la investigación no fuera otra: tal es la cantidad de dudas y contradicciones, aparentes y reales, que nos descubre. (más…)

Ideas verdes

Sobre la biodiversidad ideológica y el entusiasmo reduccionista por lo verde

Lo mejor de mi caña de pescar es su marca de fábrica: Shakespeare (since 1897). Además de que piquen los peces, siempre espero que muerda el anzuelo alguna buena frase o idea, o siquiera alguna sugerente palabra de las más de 20.000 que empleó ese “animal lingüístico” que, según George Steiner, “dio muestras de una capacidad para expresar el mundo que no encontramos en ningún otro hombre o ninguna otra mujer”. Pero para que un pez te traiga una buena idea bajo la aleta hace falta haber cebado antes las neuronas, que se produzca una feliz sinapsis y, naturalmente, que piquen los peces. Y esto es algo que no ocurre todos los días ni en todas las aguas. En el siempre revuelto río de internet la ganancia del pescador se nos promete más fácil. Por lo que tiene de ecosistema global, internet representa el más surtido muestrario de ideas de la historia de la humanidad. Y donde digo muestrario, podría decir observatorio, escaparate, semillero, laboratorio o incluso centro de interpretación de la naturaleza (humana). Evidentemente, no se trata tanto de ideas nuevas y originales, que siempre son un bien escaso, como de ideas a granel, mezcladas en confusa amalgama y en muy distintas fases de desarrollo y concreción. En internet hay ideas para todo y todo tipo de ideas. Existe, cómo no, Ideas.com y otros sitios de contenido similar. La revista Yahoo Internet Live (hay una también una versión en papel), que incluye cada mes una variada selección de sitios, proponía en su número de junio bajo el epígrafe “cool ideas”, los siguientes: Streetspace, Agencevirtuelle.com, Inphase Technologies, Given Imaging y Nascomms.com, además del mencionado Ideas.com. No hay más que entrar en ellos para percatarse de que no todo el mundo piensa en lo mismo cuando habla de ideas. Algunos creen que las ideas sólo sirven para hacer negocios y otros están convencidos de que con una buena idea serían capaces de mover el mundo. Pero el mundo (real e ideológico) da mucho más de sí.

Una cosa que llama la atención es el actual auge de las ideas “verdes”, comprendiendo aquí desde el ecologismo y su ideología política hasta los planteamientos alternativos (ya sea el turismo, la cocina o la salud) de inspiración naturalista. En las selecciones de Yahoo Internet Live siempre hay espacio para lo verde en general y para la salud natural en particular. Esto no es sólo políticamente correcto sino también un reflejo del momento dulce que viven actualmente las medicinas complementarias o alternativas en occidente. De todo este auge de lo natural y alternativo, que va acompañado de un creciente espacio en los medios de comunicación, quizá lo más evidente es la importante cifra de negocios que representa. La aceptación acrítica en muchos casos de todo lo que lleva la etiqueta natural, ecológico o alternativo no deja de ser sorprendente y no se puede explicar sólo por las perversiones del capitalismo y las flaquezas de la medicina oficial. El siempre agudo Petr Skrabanek decía que “el retorno a la naturaleza es un sueño recurrente para aquellos que no pueden hacer frente a las complejidades de la vida, aquellos que prefieren las visiones simples al confuso caleidoscopio de las sociedades industriales, aquellos que desearían regresar a la infancia y enterrar sus cabezas entre los generosos pechos de la Madre Naturaleza. Algunos corren desnudos por los bosques, otros cultivan verduras orgánicas y se hacen sus propias sandalias, y mientras, los que están dotados de un espíritu más filosófico, evocan la utópica visión de una harmonía holística entre el hombre y el universo”. ¿Qué persona bien nacida no es a estas alturas un defensor de la naturaleza y la biodiversidad (también la de las ideas)? Pero de eso a convertir el pensamiento verde en casi una religión hay un abismo intelectual que sólo se puede negar con altas dosis de ingenuidad o por intereses de otro color. El negocio de lo verde es sin duda un negocio redondo, pero algunas de sus ideas están más que verdes.