El genio del genoma

Sobre las expectativas y la regulación de la genómica personal

[divider_flat] Por estas fechas se cumple un año de la salida al mercado de los primeros servicios de genómica personal. 23andMe y Decode Genetics pasan por ser las dos primeras empresas en vender análisis del propio genoma a partir de células presentes en una muestra de saliva remitida por correo y a un precio relativamente asequible (399 dólares en el caso de 23andMe y 985 dólares en el caso de DecodeMe, el servicio de genómica personal de Decode Genetics). Lo que ofrece la publicidad de ambas compañías es nada más y nada menos que una estimación del riesgo genético –basada en lo más reciente y granado de la literatura científica– de padecer varias decenas de enfermedades y predisposiciones, así como pistas sobre los propios ancestros y las similitudes y diferencias con otras personas que también se hayan hecho un escáner genético. Si esto es así, ¿quién puede negar el interés de esta información? (más…)

Personalización

Sobre los retos anticipados de la medicina individualizada

[divider_flat] La personalización es el nuevo mantra del capitalismo posmoderno, la letanía que repiten los innovadores. Cualquier producto que aspire a ser objeto de deseo ha de estar personalizado, desde un coche a un menú, desde unas vacaciones a un tratamiento médico. Si la producción en serie ha sido uno de los pilares de la industria y del capitalismo del siglo pasado, lo que ahora se impone es la personalización de cualquier producto o servicio, como si fuera un “traje a medida”, como se repite en ciertos ámbitos comerciales. Incluso la prensa, de la que hablábamos últimamente en este blog, tiene delante el difícil reto –quizá vaya en ello su supervivencia– de conjugar los temas de interés general con la individualización de los contenidos. La medicina y la salud no son ajenas a esta tendencia y, de la mano de los avances genéticos, aspiran también a ofrecer unos tratamientos y cuidados cada vez más personalizados. (más…)

Iconos

Sobre las imágenes que resumen el progreso científico

[divider_flat] La artista británica Odile Crick, fallecida a los 86 años en julio de 2007, será recordada como autora de un sencillo boceto en blanco y negro, que además no salió de su imaginación. Corría el año 1953, y su marido junto con un compañero de trabajo recurrieron a ella porque necesitaban con urgencia un dibujo para una revista científica. Odile realizó el boceto original de la estructura de doble hélice del ADN siguiendo las instrucciones de los dos científicos, Francis Crick y James Watson, basadas en los análisis matemáticos de imágenes obtenidas con cristalografía de rayos X. “Francis no era capaz de dibujar y yo tampoco, y necesitábamos algo con mucha prisa”, ha recordado Watson. La historia del descubrimiento de la doble hélice es bien conocida, pero no tanto la intrahistoria de este apresurado boceto publicado en el número del 25 de abril de 1953 de Nature y que ha sido reproducido hasta la saciedad. A pesar de que el esquema no estaba completo porque no representaba la situación de todos los átomos, su valor científico se ha visto sobrepasado con creces por su valor como icono de la moderna biología molecular y, quizá, de todo un siglo marcado por el predominio de la ciencia y la tecnología. La imagen del hongo nuclear o el dibujo de un átomo, con los electrones girando alrededor del núcleo (una imagen incorrecta porque los electrones envuelven el núcleo como una nube más que como satélites en sus órbitas), son otros dos buenos iconos científicos del siglo XX. Y hay más, sin duda, pero la doble hélice dibujada por Odile será para siempre la imagen icónica de la aventura científica para conocer las bases biológicas de la evolución y de la vida misma. (más…)

Solitarios

Sobre el impacto biológico de la soledad y la psiconeuroinmunología

[divider_flat] Para calibrar hasta qué punto el hombre es un animal social basta tener presente que la soledad es probablemente lo que más nos entristece. La calidad de  los lazos humanos es un componente esencial de la felicidad, y por eso  cuando la soledad no es algo elegido la vida de una persona se resiente. Numerosos estudios epidemiológicos han mostrado que las personas solas tienen más infecciones y problemas cardiovasculares, entre otros problemas de salud, así como mayor mortalidad. Una intrigante cuestión pendiente de esclarecer es si estos riesgos de la soledad se derivan de la falta de recursos sociales, ya sean económicos o personales, o tienen que ver también con alguna alteración biológica derivada del aislamiento social. Aunque esta cuestión está lejos de resolverse, una pequeña investigación ha introducido cierta luz al relacionar la soledad crónica con un patrón de expresión genética que, como era de esperar, hace que el organismo de los solitarios sea más vulnerable. (más…)