First impression

On the mysteries of the amygdala and social neuroscience

[divider_flat]


[divider_flat] Quienes han convivido con perros conocen el sentido especial de estos animales para detectar la condición amistosa o amenazante de cualquier bípedo que se les acerque. Muchas veces los dueños de perros han tenido que dar la razón a sus compañeros irracionales al evaluar una presencia humana desconocida. Esta primera impresión canina se apoya, probablemente, más que en su buena vista, en su potente olfato, un sentido tan desarrollado que ahora hasta se quiere utilizar para hacer un primer screening del cáncer de vejiga dando a oler a perros adiestrados la orina humana, según mostraron el año pasado investigadores británicos en un trabajo publicado en British Medical Journal (BMJ). En los humanos, la primera impresión es también un eficaz mecanismo cerebral para hacernos un juicio rápido de un desconocido, quizá certero en muchos casos pero también fuente de numerosos malentendidos. (más…)

Neurodebates

Sobre la neurociencia como agitadora del debate intelectual[divider_flat]


[divider_flat]La neurociencia se mueve desde hace años en la frontera de la heterodoxia, no sólo en relación con la tradición cultural sino incluso con la propia investigación. Antonio Damasio, uno de los principales neurocientíficos y agitadores del debate intelectual sobre el cerebro, se ha preciado de darle la vuelta al calcetín del «pienso, luego existo» de René Descartes con su «existo, luego pienso», más ajustado a la realidad científica. En su ya clásico libro El error de Descartes, que acaba de cumplir una década, Damasio argumentaba el derribo de la idea cartesiana de la racionalidad como algo puro y preeminente, y sugería además que determinados aspectos del proceso de la emoción y del sentimiento son indispensables para la racionalidad. (más…)

Neurotheology

On the neurobiology of religion and spirituality[divider_flat]


[divider_flat] La interdisciplinaridad no parece conocer fronteras. La combinación de dos áreas aparentemente inmiscibles, como son la neurología y la teología, puede sonar a híbrido despropósito, ingeniosa extravagancia o simple y llana provocación, pero no parece algo digno de ser tomado en serio. En cualquier caso, la llamada neuroteología, que aspira a explicar el fenómeno religioso desde los presupuestos de la neurociencia tiene décadas de tradición en Estados Unidos, donde congrega a numerosos científicos y mueve enormes cantidades de dinero, fundamentalmente de donaciones privadas. En España es todavía una desconocida, pero acaba de presentar sus credenciales en la nueva revista de alta divulgación científica Mente y cerebro, la versión española de la alemana Gehirn & Geist publicada por los editores de Investigación y Ciencia, que incluye en su último número un diálogo entre el teólogo protestante Ulrich Elbach y el neurofisiólogo Detlef Linke. (más…)

Thoughtfuls

On the paths of meditation and neuroscience[divider_flat]


[divider_flat]El zen venido de oriente y pasado por la licuadora occidental lleva camino de convertirse en toda una seña de identidad en los países del “sol poniente”. Ya lo apuntaba el siempre atento Juan Cueto al observar que quizá el rasgo más característico y unificador de la última orgía consumista navideña en la cristianizada/descristianizada Europa eran las compras zen. El consumidor europeo está fascinado por el minimalismo decorativo, los cuencos, platos y demás utensilios de cocina japonesa, los libros de Feng Shui, los cursos de yoga y meditación, y otras mil y una variantes de consumo con aromas orientales adaptados a los gustos, necesidades y carencias occidentales. Está claro que no es fácil ser profeta en la propia tierra y que aquí “vende” más, por poner un ejemplo, el exotismo trascendental del Dalai Lama que el misticismo cristiano de San Juan de la Cruz. En cualquier caso, los insondables caminos del espíritu, ya sean principales, secundarios o tangenciales, están experimentando en nuestros días un renovado interés, bien sea para hacerlos a pie como el Camino de Santiago o sentados, con los ojos cerrados y movidos por las más diversas necesidades. (más…)

The end of a decade

On the need to popularize and take stock of the Decade of the Brain[divider_flat]


[divider_flat]El 17 de julio de 1990 el entonces presidente de EE.UU. George Bush proclamó oficialmente lo que se dio en llamar “La Década del Cerebro: 1990-2000” para “aumentar el conocimiento público de los beneficios derivados de la investigación sobre el cerebro”. Esta iniciativa, patrocinada por la Biblioteca del Congreso y el Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH) de EE UU, es en cierto sentido un megaproyecto comparable al del Genoma Humano, aunque sin tener un objetivo tan definido. El proyecto tiene su propio sitio web en internet con el nombre de Project on the Decade of the Brain, pero la información que contiene este sitio (discurso de proclamación, actividades desarrolladas, publicaciones y enlaces) no responde suficientemente a las expectativas suscitadas ni da cuenta ni resumen de lo mucho que se ha investigado sobre la inteligencia, las emociones, la memoria, la conciencia y las enfermedades del cerebro y la mente (en estos últimos 10 años hay recogidas en MedLine más de un cuarto de millón de referencias bibliográficas sobre el cerebro). Sin embargo, a estas alturas de la década parece conveniente ir haciendo balance de los progresos científicos y, lo que es más importante y que está recogido en la proclamación presidencial,divulgar este conocimiento a la sociedad. (más…)

Emotional medicine

On the rise of the study of emotions in neuroscience and medicine[divider_flat]


[divider_flat]En un editorial publicado el 10 de julio en Medicina Clínica se mencionaban las siglas MBA en un sentido bien distinto al del mundo empresarial. Con la afortunada denominación de Medicina Basada en la Afectividad, el editorialista, Albert J. Jovell, quería llamar la atención del lector médico sobre la «pérdida del humanismo asociado a la práctica de la medicina». El mensaje de la MBA es que la práctica médica «no sólo debe apelar a la técnica sino también a los sentimientos», porque «la mejor tecnología disponible sigue siendo la comunicación médico-paciente». (más…)