Tag Archives | Estilos de vida

Vida sana

Sobre los consejos médicos y el estilo de vida saludable

A pesar de los continuos avances diagnósticos y terapéuticos, cada día hay más enfermos cardiovasculares. La razón principal la ha repetido el cardiólogo Valentín Fuster en numerosas ocasiones: “estamos fallando en la prevención”. El propio Fuster, consciente de que uno de los objetivos principales de la medicina y de su labor como cardiólogo es la prevención, ha querido hacer llegar al gran público sus consejos médicos a través de un libro de divulgación: La ciencia de la salud: mis consejos para una vida sana (Planeta, 2006). Quizá las recomendaciones transmitidas desde el punto de vista personal de un cardiólogo prestigioso puedan llegar más eficazmente a quienes lean este libro, pero en esencia son las mismas que vienen haciendo las principales sociedades de cardiología de todo el mundo, y en especial la American Heart Association (AHA). Y como siempre es posible afinar más en los consejos a la luz de las nuevas investigaciones, la AHA acaba de publicar en su revista Circulation unas nuevas recomendaciones, basadas en la revisión de más 90 nuevos estudios, dirigidas a los estadounidenses pero válidas para todo el mundo y que sustituyen a las anteriores de 2000. Continue Reading →

Verduras y verdades

Sobre los vegetales y las recomendaciones dietéticas

Si hay una recomendación dietética incuestionable para la salud, especialmente la cardiovascular, esta es la de comer vegetales en abundancia. Las disquisiciones sobre el contenido relativo de los distintos tipos de grasas en la dieta, sobre los suplementos dietéticos y los alimentos reforzados, sobre las ventajas e inconvenientes de los lácteos, sobre las dietas con bajo contenido en colesterol, sobre los alimentos probióticos y otros debates abiertos se esfuman cuando se habla de comer frutas y verduras. El consenso de la American Heart Association y de otras sociedades nacionales de cardiología, el Ministerio de Sanidad y Consumo español y muchas otras autoridades sanitarias lo proclaman bien claro: hay que tomar un mínimo de cinco raciones al día (parece mucho, pero no es tanto, pues una pieza de fruta es una ración y un plato de ensalada son dos raciones). Continue Reading →

El doctor Kellogg

Sobre el mesianismo del inventor de los copos de cereales

Los Kellogg’s, que pasan por ser el segundo gran invento estadounidense en materia de alimentación después de la Coca-Cola, cumplen ahora en 2006 un siglo de existencia. La marca que revolucionó la forma de desayunar de los americanos ha conseguido en este tiempo la formidable tarea de diseminar sus artificiosos copos de cereales por todo el mundo (en España, sin ir más lejos, se consumen un kilo por habitante y año). Un siglo después de su fundación, la imagen de la empresa es, según se ve a través de internet, un caleidoscopio de tigres, animalillos varios y personajes de dibujos animados, mezclados con juegos infantiles, consejos de salud y otros elementos de mercadotecnia con los que colonizar el mundo.

Continue Reading →

El ruido y la fibra

Sobre las recomendaciones dietéticas contra el cáncer

Tras años de grandes expectativas científicas y de mensajes que tronaban como órdenes para la población, parece que la hipótesis de la fibra en la prevención del cáncer se viene abajo. Aunque la última palabra nunca está dicha, la dieta rica en fibra no parece prevenir el cáncer colorrectal. La contundencia del metaanálisis publicado en el número del 14 de diciembre de 2005 del JAMA (Dietary fiber intake ans risk of colorectal cancer: a pooled analysis of prospective cohot studies) arroja una sombra de duda importante sobre la recomendación de tomar fibra para prevenir este tipo de tumores. Algunas revisiones recientes ya lo venían avisando (“no hay pruebas de los ECA que sugieran que una mayor ingesta de fibra dietética reduzca la incidencia o recurrencia de pólipos adenomatosos en un período de dos a cuatro años”, se decía en una revisión Cochrane de 2002), y este metaanálisis añade ahora una nueva prueba basada en 13 estudios prospectivos, que incluyen más de 725.000 personas y más de 8.000 casos de cáncer colorrectal. Continue Reading →

Epidemiología destilada

Sobre el estudio del efecto cardiosaludable del vino

Los primeros estudios sobre el efecto cardiosaludable del vino datan de hace 26 años, cuando The Lancet reveló “una fuerte y específica asociación negativa entre la cardiopatía isquémica y el consumo de alcohol”. En este cuarto de siglo se han realizado miles de trabajos, tanto epidemiológicos como experimentales, para esclarecer si beber vino u otras bebidas alcohólicas reduce el riesgo de sufrir una cardiopatía isquémica y cuáles son las bases biológicas de esta protección. Como destilado final de la investigación, estimulada por el llamado lobby del vino, el mensaje de salud pública que ha quedado es que el consumo de entre una y tres copas diarias de vino tiene un efecto coronario protector. Ciertamente, este mensaje parece estar en consonancia con los resultados de la investigación epidemiológica, aunque a nivel experimental los efectos cardiosaludables del vino no están ni mucho menos aclarados: se desconoce si pueden obedecer sólo a la acción del etanol sobre las arterias (con lo cual, el efecto cardiosaludable sería extensible a otras bebidas) o si intervienen además otros componentes del vino, como los flavonoides (en este caso, cabría hablar de una cierta supremacía protectora del vino sobre otras bebidas). Sin embargo, podría ser que ni siquiera la conclusión epidemiológica fuera tan cierta como se proclama. Algunos investigadores sugieren ahora que el mensaje de que el consumo ligero de alcohol previene el infarto quizá no sea ni exacto ni cierto.

En su número del 3 de diciembre de 2005, The Lancet viene a decirnos que este destilado epidemiológico podría tener unas evidencias endebles. Un grupo de epidemiólogos australianos nos advierte de que el debate sobre los efectos cardiosaludables del vino se ha viciado en exceso por las creencias de los investigadores y que se han ignorado los factores confusores. Beber o no beber, beber mucho o poco, son situaciones que pueden llevar asociados otros factores de riesgo cardiovascular que hay que tener en cuenta y que, al parecer, no han sido debidamente ajustados en muchos estudios no aleatorizados. Y concluyen: “Cualquier protección coronaria derivada del consumo entre ligero y moderado de alcohol será muy pequeña, y es improbable que supere sus efectos nocivos. Mientras el consumo entre moderado y alto probablemente protege las coronarias, cualquier beneficio es superado por sus efectos perjudiciales”. Las arterias de los alcohólicos, como se ve en las autopsias, están limpias, pero el precio que pagan es demasiado alto. Que también lo estén las de los bebedores ligeros y que esto se deba al alcohol es algo que está por demostrar.

Teledieta

Sobre la influencia televisiva en la educación dietética

Comer parece un asunto cada vez más complicado o sencillo, según se mire; pero comer bien es, sin duda, un asunto que requiere crecientes dosis de información y atención. Puede que empleemos menos tiempo en comer que hace medio siglo, pero dedicamos mucho más a informarnos y decidir qué comemos. Basta darse una vuelta por un gran supermercado, o por la televisión. La alimentación es un gran negocio se mire por donde se mire, ya sea por el número de bocas, por la creciente variedad y sofisticación de los productos alimenticios, por los debates abiertos, por los efectos de la dieta sobre la salud o por el sector del adelgazamiento.

Continue Reading →

Comida o medicina

Sobre el irresistible auge de los alimentos funcionales

A base de mirar con lupa los alimentos, la ciencia está consiguiendo que desde la humilde zanahoria hasta el primoroso aceite de oliva sean mucho más de lo que parecen. La vieja idea de que la comida es la mejor medicina está cada vez más refrendada por la ciencia, hasta el punto de que se está imponiendo en toda su literalidad. La irresistible penetración de los llamados alimentos funcionales nos descubre cada día que dentro de muchos productos naturales o elaborados se encuentra agazapada una eficaz medicina. Comemos, pues, no ya sólo para nutrirnos, sino para prevenir o tratar con este o aquel alimento las enfermedades que nos amenazan. Continue Reading →

Empachados y perdidos

Sobre los cambios, contradicciones y vaivenes alimentarios

Francisco Grande Covián decía que para un pueblo es más fácil cambiar de religión que de hábitos alimentarios.  Somos lo que comemos no sólo en un sentido estructural o bioquímico, sino que además los alimentos que tomamos  y cómo los tomamos configuran en buena medida nuestra identidad. Así lo expresaba amargamente un vietnamita a propósito de la guerra con EE UU: “después de 30 años de guerra y de ocupación, nuestros hábitos alimentarios son la única cosa tangible que nos hace existir como pueblo”.

Continue Reading →