Impacto y relevancia

Sobre la influencia de la prensa y la web social en la difusión de la biomedicina

No es habitual que la revista Science publique una investigación sobre periodismo y que esta no sea un estudio observacional sino un ensayo aleatorizado. Realizado a lo largo de varios años en Estados Unidos, este experimento viene a confirmar que la prensa tiene una notable capacidad de influencia en el debate público. En estos tiempos de comunicación digital y de diálogo redundante en la red, hasta los periódicos de tamaño pequeño y medio son capaces de condicionar los temas de conversación. La principal limitación de este experimento es que mide el efecto causal (la influencia) con parámetros como el número de páginas vistas y discusiones en Twitter; y, claro está, los tuiteros no representan al conjunto de la ciudadanía. Con todo, este respaldo experimental a la teoría de que la prensa establece la agenda del debate público (agenda setting) es una buena noticia para el periodismo y los periodistas. Y es también una buena noticia, por lo que tiene de oportunidad, para la comunicación de la biomedicina y la cultura de la salud. Continue Reading →

Más escépticos leales

Sobre la cultura científica y el papel de científicos, comunicadores y periodistas

Si hubiera que resumir los problemas que afectan a la comunicación científica en uno solo, este sería la exageración, o hype, como dicen los anglosajones. Mensajes exagerados son todos los que, de forma voluntaria o involuntaria, distorsionan los hallazgos de la investigación y van más allá de lo que se sabe a ciencia cierta. Y no son una rareza, sino un fenómeno demasiado habitual. Ocurre en el periodismo, donde se etiqueta como sensacionalismo; en la divulgación, cuando se sacrifica el mensaje científico riguroso en el altar del espectáculo (la espectacularización de la ciencia), y en la comunicación profesional, cuando en las notas de prensa se muestra solo la cara más positiva de la investigación. Y puede ocurrir incluso en la comunicación entre médico y paciente, cuando no se ofrece una información equilibrada entre los beneficios y perjuicios de las intervenciones médicas. El efecto final de la exageración, particularmente en el campo de la biomedicina, es la creación de miedos infundados y de esperanzas desmedidas, además de una cierta pérdida de confianza. En las redes sociales los mensajes distorsionados campan a sus anchas, pero una parte de la responsabilidad también es de los agentes del ecosistema de la comunicación científica, desde los investigadores a los periodistas, pasando por los comunicadores y divulgadores profesionales. Continue Reading →

Medicina noticiosa

Sobre los factores que convierten, o dejan de convertir, lo interesante en noticia

Hay que ser un tanto iluso para pensar que las noticias que nos llegan, incluso en el campo de la salud, son las que realmente interesan al público. Las noticias son una cosa y lo noticioso (es decir, lo que interesa conocer al público y, por tanto, merecería ser convertido en noticia) otra bien distinta. Medir el interés de una noticia por la presencia y la relevancia que tienen en los medios, es un error. Las noticias son un constructo social (léase, un producto, un bien que se puede comprar y vender, un objeto en términos ontológicos), y el interés periodístico, valor noticioso o noticiabilidad (newsworthiness, en inglés) es un juicio psicológico. El valor noticioso de una información novedosa, ya sea de índole política, científica o de otro tipo, es solo uno de los muchos y no bien conocidos factores que determinan que acabe convertida en noticia. Continue Reading →

Sin embargos

Sobre los beneficios y perjuicios de la información médica y científica embargada

La palabra embargo es uno de los préstamos del español más universales. Está en muchos idiomas, desde el inglés, el alemán, el francés, el finés, el polaco y el sueco hasta el indonesio, el kazajo, el croata, el tagalo y el kurdo. La etimología de esta voz castellana remite al verbo imbarricare del latín vulgar o romance primitivo de la península ibérica, que a su vez se deriva probablemente de barra. Actualmente, embargar significa prohibir el transporte y comercio de bienes –o males, como las armas–, pero también el flujo de información. Lo que quizá no sabe mucha gente es que la mayor parte de la información médica y científica que difunden los medios de comunicación ha estado previamente embargada. Y que esto es precisamente lo que potencia su enorme visibilidad.

Continue Reading →

Sobremesa tras un atracón informativo de carne

Sobre la carcinogenicidad de la carne y los mediadores de la información

En el reciente atracón informativo sobre la carcinogenicidad de la carne se han difundido mensajes acertados y mensajes falsos, se ha opinado mucho y se han hecho chistes que pronto olvidaremos, pero ¿estamos ahora mejor informados? Probablemente muchos habrán hecho oídos sordos, otros estarán más confundidos que antes, algunos serán si acaso más escépticos y quizá solo una minoría más crítica y enterada tenga ahora una criterio mejor informado sobre el riesgo real que representa el comer habitualmente carne roja o procesada. Dicen los de Babbel que “sobremesa”, ese tiempo de conversación que se disfruta tras una comida, es una palabra genuinamente española imposible de traducir a otros idiomas. Pues bien, puesto que el menú informativo sobre la carne ha sido copioso e indigesto, vale la pena hacer un poco de sobremesa para analizar los mensajes, las estadísticas, el periodismo, la ciencia, la política y el impacto sobre la ciudadanía y sus hábitos. Continue Reading →

Mensajes de salud exagerados

Sobre la responsabilidad de médicos y comunicadores en la difusión de información errónea

En las informaciones médicas abundan las exageraciones. Muchos de los mensajes de salud que difunden los medios de comunicación –y que luego recirculan por internet– no se ajustan a los hallazgos científicos. Los médicos e investigadores pueden detectar fácilmente estos errores, pero a la ciudadanía le es difícil apreciarlos y suele dar por ciertas las noticias sobre los últimos logros de la investigación médica. Cada vez más gente, sin embargo, es consciente de que muchas informaciones no son veraces y las recibe con desconfianza. Los mensajes equívocos y equivocados no solo pueden influir en las decisiones de salud de los ciudadanos, sino que también repercuten sobre los médicos, que tienen que deshacer numerosos entuertos y ofrecer información veraz. Tanto los expertos como el público en general suelen culpar a los periodistas de todas estas distorsiones, pero ¿son realmente ellos los principales culpables? Sigan leyendo porque hay sorpresas. Continue Reading →