Once omisiones

Sobre los asuntos de los que los pacientes no suelen hablar

La buena comunicación entre el médico y el paciente es uno de los pilares de la medicina de calidad. Este parece tan incontrovertible como la necesidad de mejorar las habilidades de comunicación de los médicos. Pero, como todo lo que involucra las relaciones personales, el asunto es complejo y barroco de matices. Es fácil recomendar a los pacientes que hablen, que cuenten lo que les pasa y les preocupa, pero para ellos no es tan fácil saber de qué exactamente tienen que hablar, qué es lo que de verdad importa. El Harvard Health Letter, una de las publicaciones para pacientes de más prestigio (editada desde 1975 por la Harvard Medical School y con más de 180.000 suscripciones de pago), aborda este tema en su número de marzo de 2004, y recomienda a los pacientes hablar con sus médicos de 11 cuestiones que no se suelen tratar:

  1. Qué actividades querría hacer, o podía hacer antes, y ya no puede. La aceptación de cierto grado de discapacidad llega ser aceptada por muchas personas, pero podría mejorar o solucionarse. Si se habla de ello, claro.
  2. Qué le preocupa. El médico podría disipar algunos fantasmas y ofrecer una perspectiva más objetiva si el paciente le cuenta sus miedos y preocupaciones, especialmente tras el diagnóstico de una enfermedad grave.
  3. Dónde ha viajado recientemente. Esta información es importante cuando el paciente tiene síntomas vagos, inespecíficos y similares a los de una gripe.
  4. Si algún familiar ha sido diagnosticado recientemente de una enfermedad grave. La disponibilidad de test genéticos y otras pruebas diagnósticas convierten la historia familiar en una información muy valiosa para el médico.
  5. >Tratamientos sin receta. Los suplementos, vitaminas, medicinas OTC y remedios alternativos debieran ser conocidos por el médico.
  6. Tratamientos de otros médicos. Nunca debieran ser omitidos.
  7. Medicinas no tomadas. Son muchas las pastillas que nunca salen del bote, ya sea por olvido o para evitar sus efectos secundarios, y este punto debe ser puesto en conocimiento del médico para evaluar cualquier tratamiento.
  8. Si fuma o debe en exceso. La confianza mutua es clave para que el paciente no oculte su consumo de sustancias adictivas de cualquier tipo.
  9. Si se siente deprimido o estresado. Ambas situaciones pueden quedar enmascaradas por fatiga, insomnio o irritabilidad. Pero es importante llegar al origen del problema, y para ello hay que hablar con el médico de estos temas.
  10. Problemas de incontinencia. Para muchas personas la incontinencia urinaria o fecal es algo vergonzante y de lo que no resulta fácil hablar.
  11. Disfunciones sexuales. Este tabú se va desvaneciendo en la consulta médica, pero para encontrarle solución primero hay que abordarlo verbalmente.

En todas estas cuestiones y otras, lo más importante no es tanto si es el paciente o el médico quien las plantea como el que lleguen a ser abordadas en la consulta médica. En su contra juegan las inhibiciones, los olvidos, las dificultades de comunicación, pero también, ay, la falta de tiempo.

No comments yet.

Deja un comentario

Once omisiones

Sobre los asuntos de los que los pacientes no suelen hablar

La buena comunicación entre el médico y el paciente es uno de los pilares de la medicina de calidad. Este parece tan incontrovertible como la necesidad de mejorar las habilidades de comunicación de los médicos. Pero, como todo lo que involucra las relaciones personales, el asunto es complejo y barroco de matices. Es fácil recomendar a los pacientes que hablen, que cuenten lo que les pasa y les preocupa, pero para ellos no es tan fácil saber de qué exactamente tienen que hablar, qué es lo que de verdad importa. El Harvard Health Letter, una de las publicaciones para pacientes de más prestigio (editada desde 1975 por la Harvard Medical School y con más de 180.000 suscripciones de pago), aborda este tema en su número de marzo de 2004, y recomienda a los pacientes hablar con sus médicos de 11 cuestiones que no se suelen tratar:

  1. Qué actividades querría hacer, o podía hacer antes, y ya no puede. La aceptación de cierto grado de discapacidad llega ser aceptada por muchas personas, pero podría mejorar o solucionarse. Si se habla de ello, claro.
  2. Qué le preocupa. El médico podría disipar algunos fantasmas y ofrecer una perspectiva más objetiva si el paciente le cuenta sus miedos y preocupaciones, especialmente tras el diagnóstico de una enfermedad grave.
  3. Dónde ha viajado recientemente. Esta información es importante cuando el paciente tiene síntomas vagos, inespecíficos y similares a los de una gripe.
  4. Si algún familiar ha sido diagnosticado recientemente de una enfermedad grave. La disponibilidad de test genéticos y otras pruebas diagnósticas convierten la historia familiar en una información muy valiosa para el médico.
  5. >Tratamientos sin receta. Los suplementos, vitaminas, medicinas OTC y remedios alternativos debieran ser conocidos por el médico.
  6. Tratamientos de otros médicos. Nunca debieran ser omitidos.
  7. Medicinas no tomadas. Son muchas las pastillas que nunca salen del bote, ya sea por olvido o para evitar sus efectos secundarios, y este punto debe ser puesto en conocimiento del médico para evaluar cualquier tratamiento.
  8. Si fuma o debe en exceso. La confianza mutua es clave para que el paciente no oculte su consumo de sustancias adictivas de cualquier tipo.
  9. Si se siente deprimido o estresado. Ambas situaciones pueden quedar enmascaradas por fatiga, insomnio o irritabilidad. Pero es importante llegar al origen del problema, y para ello hay que hablar con el médico de estos temas.
  10. Problemas de incontinencia. Para muchas personas la incontinencia urinaria o fecal es algo vergonzante y de lo que no resulta fácil hablar.
  11. Disfunciones sexuales. Este tabú se va desvaneciendo en la consulta médica, pero para encontrarle solución primero hay que abordarlo verbalmente.

En todas estas cuestiones y otras, lo más importante no es tanto si es el paciente o el médico quien las plantea como el que lleguen a ser abordadas en la consulta médica. En su contra juegan las inhibiciones, los olvidos, las dificultades de comunicación, pero también, ay, la falta de tiempo.

No comments yet.

Deja un comentario