Archive | octubre, 2003

Homo obesus

Sobre el exceso de grasa corporal y sus mitos y metáforas

Llámesela condición, trastorno o factor de riesgo, y exclúyasela si se quiere de la categoría de enfermedad. Pero lo cierto es que la obesidad se ha convertido en las últimas décadas en un problema de salud de primer orden en las sociedades desarrolladas. En EE UU, donde los cuerpos gordos empiezan a ser la norma (más del 50% de la población tiene sobrepeso), es ya la primera amenaza para la salud de la población, según Julie Gerberding, la directora de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de EE UU.

Continue Reading →

Más desgaste

Sobre la alta tasa del síndrome del burnout en los médicos

El desgaste profesional entre los médicos españoles está alcanzando tasas increíbles. Hace unos meses, el presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, Miquel Bruguera, alertaba que uno de cada tres médicos sufría, en mayor o menor medida, el llamado síndrome de burnout o de desgaste profesional (cualquiera de las cuatro acepciones del verbo desgastar en el Diccionario de la Real Academia Española hacen al caso: 1) consumir poco a poco; 2) pervertir, viciar; 3) desperdiciar o malgastar, y 4) perder fuerza, vigor o poder). La mayoría de los estudios realizados han estimado la tasa de este trastorno adaptativo crónico por encima del 33%, pero ahora un estudio realizado en el área sanitaria de Talavera de la Reina (Toledo) ha elevado la cota al 76,4%. ¿Cómo es posible que tres de cada cuatro médicos estén quemados, desgastados o descontentos? ¿Representa Talavera un caso aparte? ¿Hay acaso algún sesgo oculto o algún malentendido terminológico? Continue Reading →

El modelo de PLoS

Sobre las revistas gratuitas de la Public Library of Science

La noticia del mono que ha logrado mover un brazo robotizado con sus ondas cerebrales dio la vuelta al mundo el pasado 13 de octubre. La importancia de esta investigación, que significa un decisivo paso adelante hacia el control mental de las prótesis funcionales, deja en segundo lugar otro hecho que en este caso es asimismo importante: la revista donde se ha publicado. No es Nature, Science u otra de las grandes, sino un nuevo y desconocido mensual gratuito en internet llamado PLoS Biology, cuyo primer número salió en octubre (el trabajo sobre el control neural del brazo electromecánico se publicará en el número de noviembre) y que es, por ahora, la primera gran apuesta de la organización no lucrativa Public Library of Science (PloS) para la difusión gratuita de la investigación científica.

La PLoS, que fue fundada hace tres años por unos 30.000 científicos, entre ellos 13 premios Nóbel, pretende hacer la revolución científica con sus revistas. No sólo quiere ofrecer ciencia de primera calidad para competir con las más prestigiosas cabeceras, sino hacerlo desde un modelo de negocio diferente que, si triunfa, podría dar al traste con el actual sistema de suscripciones. El modelo de PLoS, basado en la gratuidad total de los contenidos, implica que los costes de un proceso editorial de primer nivel sean sufragados no por los lectores sino por los autores del trabajo. En PLoS Biology, los investigadores pagan 1.500 dólares por la publicación de su trabajo, sujeto por lo demás al mismo proceso de peer review y demás estándares de las revistas de calidad. En la mayoría de las investigaciones, según PLoS, esta cantidad no representa ni un 1% del coste total de la investigación y los patrocinadores estarían dispuestos a sufragarla, pues lo que desean los científicos es que su trabajo tenga la mayor difusión posible. El actual modelo de suscripciones, demasiado caras para muchos países e instituciones, representa no pocas trabas para la ciencia, cuyo progreso se basa precisamente en el libre acceso a la información de las investigaciones previas. Otra de las innovaciones que introduce PLoS Biology es que cada investigación original se acompaña de un resumen redactado por divulgadores científicos para que pueda ser mejor comprendida por los lectores no especializados.

Aunque no es la primera revista gratuita que aspira a competir con las más grandes ni la única alternativa de acceso gratuito (BioMed Central publica un centenar de revistas gratuitas), los crecientes apoyos públicos y privados que está recibiendo la PLoS invitan a la esperanza. Cambiar el modelo no es fácil, pues hay que vencer sobre todo la resistencia de los investigadores a publicar en las revistas dominantes. Muchos investigadores están esperando a ver qué pasa en los próximos meses. Por el momento, para mediados de 2004, la PLoS ha anunciado que empezará a publicar PLoS Medicine para competir directamente con el New England, el JAMA, The Lancet, el BMJ y otros.

Proyecciones

Sobre el cálculo de las expectativas de salud y enfermedad

Hablando de proyecciones en sentido metafórico, los epidemiólogos resultan tan machacones como los psicoanalistas. Si para estos últimos las relaciones personales están entretejidas de intenciones y rasgos propios que uno atribuye (proyecta) en otras personas, los epidemiólogos insisten en dibujar las expectativas de vida de la gente, en la salud y en la enfermedad, a fuerza de hacer proyecciones con los datos estadísticos. Pero mientras las expectativas de vida aumentan en prácticamente todo el mundo, cuando se hacen proyecciones sobre los riesgos de sufrir alguna enfermedad, desde el cáncer de mama al Alzheimer, las predicciones no suelen ser tan halagüeñas. Continue Reading →

Ni frío ni calor

Sobre los picos de mortalidad en invierno y verano

Todavía no hay cifras definitivas sobre el exceso de mortalidad que ha causado en toda Europa la ola de calor de este verano, ni mucho menos han sido estudiados con precisión los factores implicados. Posiblemente haya numerosos estudios en curso, pero sus resultados no se conocerán hasta dentro de meses o años. Lo cierto es que el balsámico septiembre, el mes con menor mortalidad en nuestro entorno, ha borrado de la actualidad el impacto mediático de las primeras y alarmantes estimaciones de muertes ofrecidas por algunos países (en Francia, por ejemplo, se contabilizaron más de 10.000 muertos, en su mayoría ancianos, lo que obligó al presidente Jacques Chirac a dar la cara en televisión y reconocer fallos en el sistema sanitario). Los picos de mortalidad por los rigores térmicos, particularmente los del invierno, están bien documentados en las revistas médicas desde hace unos 150 años, pero en cambio apenas se han investigado otros potenciales factores, como la pobreza, el acondicionamiento de las viviendas, las desigualdades sociales y la eficiencia del sistema sanitario, entre otros. Un reciente artículo sobre el exceso de mortalidad invernal en Europa (“Excess winter mortality in Europe: a cross country analysis identifying key risk factors”), publicado en el Journal of Epidemiology and Community Health de octubre, ha venido a constatar que, efectivamente, en los meses fríos hay un exceso de mortalidad, pero de paso ha puesto sobre el tapete de la salud pública que las diferencias observadas entre los países del norte y del sur no se deben sólo al frío. Continue Reading →