Archive | enero, 2001

Dibujos en cuarentena

Sobre los posibles retratos de la salud en internet y las cautelas debidas

Dibujar el rostro de la salud en internet es complicado. Son muchos los puntos que reclaman nuestra atención, pero también los posibles observatorios, las zonas de luz y las sombras, los destellos que deslumbran e hipnotizan la mirada. Dibujar a la egipcia, integrando a la vez varias perspectivas para representar la verdad eterna de la salud “on line” no es posible ni concebible en un objeto mutante como internet. Se impone, entonces, una aproximación más a la griega para plasmar esta especie de ser vivo en un momento concreto y desde un punto de vista determinado, valiéndonos para ello de una selección de detalles más el albur que nos traigan los enlaces. Vayamos, pues, con algunos datos de actualidad y las novedades y sorpresas que puedan venir con ellos. Y ya veremos qué bosquejo resulta, porque sólo podemos garantizar lo que aquel mal pintor del cuentecillo popular que al ser interrogado sobre lo que pintaba respondía: “Si sale con barbas, San Antón, y si no, la Purísima Concepción”.

Empecemos el dibujo con un reciente sondeo y sus datos. Primero: más de la mitad de los médicos adoptan una postura disuasoria sobre el uso de internet en su consulta porque representa una pérdida de tiempo. Segundo dato: el 79% de los médicos afirma que en su consulta o despacho hay acceso a internet, mientras que seis meses atrás sólo tenía acceso a internet el 69% de los médicos. Tercer dato: el correo electrónico sigue siendo la  herramienta de internet más utilizada por los médicos y la primera razón para conectarse, aunque sólo un 10% se comunica con sus pacientes por este medio. Otro más: la principal razón para no utilizar el correo electrónico es, para más de la mitad de los médicos, la falta de seguridad y confidencialidad. Y un último dato: el número de sitios de médicos concebidos como apoyo a su práctica clínica sigue creciendo, y así, por ejemplo, entre los pediatras que participaron en este sondeo ha pasado del 24% en agosto de 1999 al 38% en mayo de 2000 y al 46% en octubre de 2000. Y ahora la fuente: el sondeo ha sido realizado por Medem con más de 700 médicos en octubre de 2000 sondeo y divulgado en su sitio web en noviembre. ¿Qué quién es Medem y cuáles son sus credenciales? Se trata ni más ni menos que de la “joint venture” de siete grandes sociedades médicas de EE UU, a saber: la American Medical Association, la American Academy of Ophthalmology la American Academy of Pediatrics, el American College of Allergy, Asthma & Immunology el American College of Obstetricians and Gynecologists, la American Psychiatric Association y la American Society of Plastic Surgeons, más un puñado de sociedades participantes. Pero, con no estar mal, Medem no está a la altura de sus avales y para muchos es un perfecto desconocido.

¿Y quiénes son entonces los famosos en internet? Depende de quién haga las listas. La de 100hot, con todas las cautelas que merecen las listas de “best sellers”, puede que no se aleje demasiado de la realidad más visible, pues en los 10 primeros lugares figuran: Medscape, el British Medical Journal, DrKoop, WebMD, InteliHealth, la AMA, Virtual Hospital, Obgyn (sitio de MediSpeciality sobre la salud de la mujer), MensHealth y ThirdAge. Pero vamos a anotar un par de detalles que pueden desfigurar el dibujo: esta lista de los top 100 de salud está incluida en el apartado de “Sports & Rec” y ningún sitio de salud figura entre los 100 primeros de la clasificación general. Hay otras realidades y otros dibujos posibles, bien lo sabemos. Pero este que bosquejamos ahora apunta que quizá el peso de la salud en internet no sea tanto como podemos ver desde nuestro observatorio y algunos quieren darnos a entender. En cualquier caso lo mejor que se puede hacer con cualquier retrato de la salud es ponerlo en cuarentena.

i + i

Sobre el reto de integrar las medicinas alternativas e internet en la práctica médica

La medicina convencional ya no puede seguir ignorando por más tiempo a las medicinas complementarias y alternativas. Con esta rotunda aseveración se despacha el British Medical Journal (BMJ) en su editorial del 20 de enero dedicada, como buena parte del contenido del número, a la llamada “integrated medicine”. Esta medicina integrada, o si se quiere integral, sería la resultante de incorporar algunos elementos de las medicinas alternativas en la práctica médica convencional para dar al paciente una atención y un tratamiento más completo, considerando no sólo su organismo enfermo sino también su dimensión mental y espiritual. Para respaldar esta necesidad de que la medicina ortodoxa se empape de estos valores holísticos e integre algunas prácticas de las medicinas no convencionales, el BMJ aporta un par de datos contundentes: el gasto en medicinas alternativas en EE UU es de cerca de 40.000 millones de dólares (unos 7 billones de pesetas) mientras que en el Reino Unido al menos un 40% de las consultas de medicina general ofrecen algún tipo de servicios y cuidados propios de las medicinas complementarias. Este auge de las medicinas alternativas, que también se registra en España y otros países, ha sido atribuido en parte a la deshumanización de la medicina en las últimas décadas y su excesivo entusiasmo por los tratamientos basados en la tecnología, aun cuando su eficacia fuera muy limitada, unido al menosprecio y descrédito de algunos remedios sencillos que a veces son eficaces. Continue Reading →

Tomar medidas

Sobre la antropometría del adulto como herramienta de la medicina preventiva

Tanto darle vueltas y vueltas a las medidas que hay que tomar para atajar la epidemia de obesidad y sobrepeso que asola a la mitad de la humanidad (cuarto y mitad si consideramos sólo el mundo anglosajón), y resulta que había una buena solución escondida en la literalidad de la cuestión. En efecto, una de las primeras autoridades mundiales en materia de prevención, los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de EE UU, inauguran el nuevo milenio lanzando urbi et orbi la recomendación de usar las medidas corporales, tales como el BMI o índice de masa corporal (el peso en kilos dividido por el cuadrado de la talla en metros) y el WC o perímetro abdominal, para predecir la mortalidad y el desarrollo de enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2. Este llamamiento a tomar medidas elaborado por sesudos expertos de los CDC y sus homólogos de otros 10 países, le recuerda a uno la originalidad, contundencia y eficacia del lema que pregonaría a los cuatro vientos la capitalidad cultural de Madrid, allá por el glorioso año de 1992, cuando la comisión de expertos creada al efecto, tras meses de trabajos, deliberaciones y consideraciones, dio a conocer el que sería a la postre el definitivo lema: “Madrid, Madrid, Madrid”. Continue Reading →

Tomaduras “dplo”

Sobre la jerigonza de los nuevos medios y otras supuestas tomaduras de pelo

A muchos asombra, señores y señoras, que en un medio virtual como internet haya tantas tomaduras de pelo. Porque muchos -quizá los más-  piensan que lo que llamamos virtual es menos engañoso que lo real. Son, sin duda, los mismos que creen que la palabra escrita -en una piedra o en internet- es más verdadera que la que se lleva el viento. Otros, en cambio, creen que una página web es más volandera que una página impresa, y que el riesgo que tiene de perderse por los sumideros del ciberespacio la hace menos digna de crédito. Pero en internet, como en botica y en la vida, hay de todo, y lo que hoy parece un crecepelo mañana resulta una tomadura de ídem, o al revés. Hace unos años, a algunos les pareció una broma, o cuando menos inadecuado, que una compañía telefónica se denominase Uni2, pero quizá hoy se envían “slu2″ [saludos] o se dicen “tkro” [te quiero] con el móvil, del que quizá también en su día abominaron. Este fenómeno lingüístico de la omisión de vocales y la pronunciación significante de las consonantes, aunque importado de EE UU, ha empezado a cundir también en castellano. Ahora me viene a las mientes el acierto del cacográfico nombre de la camisería masculina “Qellos” (nada que ver con el acierto de la sonoridad sonora de Don Algodón, que nos suena ya como de otra época). Pero son los nuevos medios, con internet y la telefonía móvil a la cabeza, los principales vehículos de este nuevo lenguaje que produce al año más de 1.000 términos nuevos. A estas alturas resulta difícil aventurar qué quedará de toda esta jerigonza. Así que, burla burlando, nos vamos navegando al sensato y seguro rincón de la ciencia médica, donde al menos las tomaduras de pelo se estudian mediante un análisis del cabello. Continue Reading →