Archive | enero, 2000

El enredo vacunal

Sobre los éxitos, fracasos, dudas, temores y esperanzas que traen las vacunas

Ayer sin ir más lejos el New England Journal of Medicine publicaba un artículo sobre el minusvalorado coste económico de la gripe en niños y la conveniencia y efectividad de la vacuna. En las últimas semanas otras revistas relevantes han abordado diversos aspectos de la prevención y tratamiento de la gripe, coincidiendo, por una lado, con la mayor onda epidémica actual (cada 20 años se produce un gran cambio mutagénico en el virus y, tras el de 1979, para este año se esperaba una epidemia mayor) y, por otro lado, con la presencia en el mercado de los dos primeros fármacos antigripales, de eficacia limitada. Los medios de comunicación (incluida internet) se han venido haciendo eco, con mejor o peor fortuna, de todos estos aspectos noticiosos, más los que se refieren a la situación local de cada país y los intereses económicos en juego. Y como destilado queda la sensación de que la gripe no está ni mucho menos bajo control.

Pero el caso de la gripe no es aislado, aunque tampoco el más grave. Al margen del problema sanitario de la falta de acceso de muchos millones de personas a las vacunas disponibles, hay un problema de índole estrictamente científica para obtener vacunas contra enfermedades de gran mortandad, como la malaria o el sida. Desarrollar una vacuna puede llevar un par de décadas. Algunos intentos, como el de Patarroyo con la malaria, se tuercen a mitad de camino y casi hay que volver a empezar. De las 19 vacunas contra el sida que están en ensayos clínicos, puede que sólo alguna llegue a ser un arma para la prevención secundaria y evitar que las personas infectadas enfermen. Hace dos días, la revista británica New Scientist informaba del serio revés que ha recibido una de ellas (desarrollada en la Universidad de Oxford), al conocerse que seis mujeres de Kenia supuestamente protegidas por la vacuna se han infectado con el VIH.

Todo el actual enredo vacunal que tejen los fracasos y los éxitos (quizá la polio no se erradique en el 2000 ni la lepra en el 2005, pero ya falta poco), los temores y las esperanzas que despiertan las nuevas líneas de investigación queda bien patente en internet (la página de vacunas de MedLine Plus es una de las buenas puertas de entrada). En un reciente e interesante artículo publicado en el British Medical Journal titulado “Vaccines in the 21th century”, se presenta un panorama realmente fascinante y esperanzador. Con los nuevos enfoques para la obtención de vacunas, especialmente las vacunas de ADN, parece posible diseñar vacunas a la medida de cada patógeno (inoculando sólo los genes que producen determinadas proteínas antigénicas) y además inducir respuestas inmunitarias muy específicas. Así se podrían combatir no sólo las enfermedades infecciosas, sino también otras como algunos tipos de cáncer (aunque no tengan un sustrato infeccioso), enfermedades autoinmunes, alergias e incluso enfermedades metabólicas y hasta adiciones.

Aunque todo esto pueda sonar a ciencia ficción, ya hay ensayos clínicos en marcha (en fase I). Pero la inmunidad es sin duda un territorio todavía no bien explorado y comprendido, y la manipulación genética un área delicada como pocas. En el plazo de una o dos décadas se verá lo que las vacunas genéticas y otras líneas, como la obtención de vacunas en plantas comestibles, pueden dar de sí. Mientras, para el próximo octubre se anuncian cambios en el calendario vacunal con la introducción de la vacuna conjugada contra la meningitis C. Y para el día a día de la práctica médica, aquí va una página de los CDC para ayudar a vencer los recelos de los pacientes y deshacer los seis grandes entuertos sobre vacunas: “Six common misconceptions about vaccination”.

La salud en castellano

Sobre los primeros portales de salud y otros contenidos para legos en español

Cuatro millones de dólares no son nada en el turbulento mundo de los negocios en internet, donde las expectativas de negocio multiplican casi de un día para otro el valor de las empresas. Sin embargo, cabe pensar que con más de 600 millones de pesetas se puede construir y mantener una más que aceptable sede de salud en internet dirigida al público no experto. Esta ha sido la aportación inicial realizada por la empresa argentina Salutia.com para lanzar el que pasa por ser el primer portal latinoamericano dedicado exclusivamente a la salud con contenidos y servicios específicos en español y portugués. Salutia.com se puso en marcha apenas hace un mes, con la intención de “aprovechar el crecimiento explosivo de la industria de atención a la salud, la cual genera 200.000 millones de salud en América Latina”, según afirmaba en un comunicado del que se hizo eco la CNN en español.com el pasado 15 de diciembre. De acuerdo con esta fuente, la empresa, se plantea trasladar su central a Miami y abrir próximamente, entre otras, una filial en España.

Pues bien, ¿cuánto dan de sí esos cuatro millones de dólares? Sobre el papel virtual de la “home”, la estructura de contenidos es, digamos, que correcta aunque francamente mejorable. Tiene siete entradas principales, cada una de las cuales con distintas subentradas: Inicio (¿qué es salutia.com?, nota de la semana, especialista, titulares y actualidad), Salud (niños, adolescentes, mujeres, hombres y tercera edad), Bienestar (nutrición, deportes, estrés, salud mental, sexualidad y medicina alternativa), Diagnóstico (enfermedades y adicciones), Padres, Servicios (tarjetas electrónicas, libros y publicaciones, y orientación médica), Comunidad (chat y foros). Pero la verdad es que toda esta estructura temática ofrece, por ahora, unos contenidos más bien discretos y un archivo documental y de noticias demasiado incompleto, que puede frustrar a más de uno en su primer acceso a este portal. Si al buscador de este sitio web se le pide, por ejemplo, información sobre el infarto, nos responde que “no se encontraron resultados para infarto”; y si repetimos la búsqueda para la palabra cáncer nos vuelve a responder con toda desfachatez que “no se encontraron resultados para cáncer”, añadiendo en ambos casos la siguiente advertencia: “Revise si ha tipeado correctamente la o las palabras buscadas. Puede usar los campos en la sección inferior de esta pagina para refinar su busqueda en Salutia o bien para buscar en toda la web”.

Estas dos simples búsquedas bastan para poner en evidencia la calidad y los contenidos del que pasa por ser el primer portal de salud en castellano y portugués de Latinoamérica. En su descargo se puede decir que se trata de un portal nuevo, que se está todavía construyendo, pero algunas carencias, como la de una buena selección de enlaces, son realmente imperdonables. Bien es verdad que aquí en España tampoco se ha lanzado ningún portal de salud para el usuario no especializado que pueda compararse a los de Estados Unidos, pero en varios de los sitios web dirigidos al médico (pongamos por caso los de Doyma y Diario Médico), en las sedes de algunas sociedades médicas o incluso en los sitios de periódicos como El País o El Mundo, el público general puede encontrar, para algunos temas, más y mejor información que en todo un portal de salud Salutia.com. Con todo, buena parte de la mejor información de salud nos sigue llegando desde Estados Unidos y cada vez más también en castellano (como es el caso de CancerNet en Español o algunos documentos de la FDA en Español). Pero ni que decir tiene que la medicina, tanto para el especialista como para el lego, sigue escribiéndose mayoritariamente en inglés. Al menos por ahora.

Jóvenes e internautas

Sobre el estilo de vida y las variantes oficial, biológica y mental de la juventud

Hay un sitio web de corte médico llamado a hacer furor entre los jóvenes o quienes aspiran a serlo, es decir, la inmensa mayoría de los internautas. Por primera vez, un recurso médico figura en cabeza de una lista general, superando a las sedes web de  viajes, compras, noticias, música, sexo, juegos y otros temas estrella de la red. Su nombre es RealAge (de la firma Real, especializada en software de vídeo y radio para internet, entre otras cosas) y actualmente es el primero de los “top ten” del remozado portal de Apple. Y, todo hay que decirlo, realmente es un sitio redondo o, por mejor decir, sugestivo, bien diseñado, interesante para legos y expertos, funcional, interactivo y además irreprochable desde el punto de vista médico. El principal acierto de esta sede de internet es que ha dado en el clavo de divulgar y promulgar los preceptos del estilo de vida saludable con el reclamo de la eterna o al menos prolongada juventud. Continue Reading →

¿Hacia la medignosis?

Sobre el auge de la promoción de la salud y la creciente medicalización de la vida

Una de las tendencias que nos permiten aventurar cómo será el futuro es la creciente medicalización de la vida. Aunque no es fácil definir qué es eso de la medicalización, está claro que esta palabra o palabro debió utilizarse por primera vez hace ya bastantes decenios con un sentido peyorativo, aludiendo a la intromisión de la medicina en ámbitos que no le eran propios, o sea, en todo aquello que no era la curación de la enfermedad. La famosa y polémica definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que la salud es no ya la ausencia de enfermedad sino un “estado de completo bienestar físico, mental y social”  ha abonado el terreno para la actual medicalización de la vida humana. Puesto que la salud y sus cuidados abarcan las dimensiones física, psíquica y social de la persona podemos decir que ya nada le es ajeno a la medicina. Y basta leer los periódicos o adentrarse por MedLine para comprobar hasta qué punto los estudios médicos han puesto en relación la enfermedad con prácticamente cualquier hábito, conducta, condición y desviación de la norma, e incluso con la norma misma. Continue Reading →