Archive | junio, 1999

Médicos en Internet

Las últimas encuestas dibujan el perfil del usuario de información médica en la red

Aunque no abundan las encuestas amplias, rigurosas y fiables sobre la utilización de Internet para localizar información médica, alguna va saliendo a la luz, de modo que entre estas encuestas y otros datos complementarios se puede ir dando respuesta a cuestiones del tipo de qué, quién y con qué finalidad se busca información médica a través de la red.

 

Por su independencia, continuidad y rigor metodológico, una de la serie de encuestas más extensa y fiable es la que viene realizando desde 1997 la Health On the Net (HON) Foundation, creada en 1995 y con sede en Ginebra (Suiza). Hace unos días, el pasado 17 de junio, HON comunicaba por correo-e a todos los participantes que ya se podían consultar en su sitio web los resultados de la última encuesta, la HON’s Fourth Survey on the Use of the Internet for Medical & Health Purposes. Esta cuarta encuesta fue realizada en el periodo marzo-abril de 1999 (las tres anteriores son las correspondientes a los periodos febrero-marzo de 1997, agosto-septiembre de 1997 y mayo-junio de 1998) y recoge las respuestas de 4.368 personas de todo el mundo que cumplimentaron el cuestionario disponible en cuatro idiomas (inglés, francés, italiano y portugués) en el sitio web de la HON y en otros sitios de entidades colaboradoras, como el British Medical Journal (Reino Unido), Achoo Healthcare Online (EE.UU), Anestesia in Rete (Italia), Intelihealth (EE.UU.), DoctorMiner (Brasil), Hôpitaux Universitaires de Genève (Suiza) o el Mayo Clinic Health Oasis (EE.UU.).

 

Pues bien, según esta encuesta, ¿cuál es el perfil del buscador de información médica? Por el origen de las respuestas, el 50% es de Norteamerica; el 31% de Europa y el 9% de Sudamérica. De todos ellos, el 64% pertenece al colectivo médico (el 80% en Europa frente a sólo el 48% en América del Norte). Y la mayoría (un 60%) tiene más de 40 años, si bien la población europea es más joven (en Europa, el 46% de los profesionales sanitarios que utilizan la red es menor de 40 años). Mientras en Norteamérica el 62% de quienes buscan información médica en Internet son mujeres, en Europa sólo el 32%. Al analizar el conjunto de las cuatro encuestas se aprecia un fuerte crecimiento en Europa del uso de Internet para buscar información médica: en menos de un año la cuota europea ha pasado del 19% al 30%. Otro dato a considerar es el crecimiento paulatino de la cuota femenina, imitando el fenómeno que ocurrió años atrás en Estados Unidos.

 

¿Y qué se busca en Internet? Los médicos buscan principalmente datos de investigación, nuevos tratamientos y un mejor conocimiento de las patologías de sus pacientes (51% en Europa y 43% en Norteamérica). Un 95% de los encuestados reconoce encontrar información médica útil en Internet y un 81% la puede encontrar en su lengua materna. El 67% prefiere acudir a sitios web de instituciones no lucrativas y un 38% visita sitios de hospitales. Las páginas web, en detrimento de los foros de discusión, es la fuente principal de información para el 90% de los encuestados. En España, según una encuesta realizada en 1998 entre el personal médico del Hospital de La Princesa de Madrid (la muestra total es de sólo 85 encuestas), la fuente de información más utilizada en Internet es la base de datos MedLine. Las diversas direcciones médicas desde las que se puede acceder a MedLine son visitadas por el 40,5% de los médicos del HUP más otro 14,2% que visita PubMed (otro acceso a MedLine). Le siguen a mucha distancia HealthGate con un 16,7%, el BMJ (11,9%) y el Instituto de Salud Carlos III (7,1%).

 

Como dato para la reflexión hay que destacar de la encuesta de HON que la mayoría reconoce que la calidad de la información necesita mejorar. Y cuanto más veterano es un usuario más se recalca esta queja. Mientras el 75% de los profesionales médicos se queja de calidad, un 42% de los usuarios no médicos no tiene ni siquiera opinión sobre la calidad de la información médica en Internet que se le ofrece. Pero quizá esto merezca una reflexión aparte.

Riesgos electromagnéticos

Tras 20 años de estudios, la evidencia científica de que los campos electromagnéticos causen cáncer es débil

Todo nuevo artilugio tecnológico que se introduce en la vida cotidiana de la gente pronto empieza a despertar sospechas. Los peligros para la salud son tantos y la epidemiología nos tiene tan acostumbrados a encontrar todo tipo de situaciones, actitudes o conductas de riesgo para la salud, que no es de extrañar que enseguida caiga una sombra de sospecha sobre cualquier nuevo intruso tecnológico. Y cuanto más esotérico es su funcionamiento y más cotidiana su compañía parecen incluso más amenazadores. Pensemos en los hornos microondas o en los teléfonos móviles o en cualquier otro aparato eléctrico que crea a su alrededor un campo magnético más o menos fuerte. ¿Quién puede asegurar que no entrañan ningún riesgo para la salud? Ahora, 20 años después de que se publicara el primer trabajo que asociaba una mayor incidencia de leucemia infantil con los campos electromagnéticos generados por las líneas de alta tensión, un informe del National Institute of Environmental Health Sciences (NIEHS), presentado al Congreso de Estados Unidos el pasado 15 de junio, concluye que la evidencia de que los campos magnéticos y eléctricos puedan causar cáncer es realmente “débil”, aunque la exposición a estos campos “no puede ser considerada como totalmente segura”. Continue Reading →

Medicina para publicitarios

La terminología médica sale a la calle y llega incluso a los anuncios

La utilización en el lenguaje coloquial de términos médicos es quizá el mejor síntoma de que la cultura médica está llegando a la gente de la calle, de que el profano empieza a sentirse familiarizado con algunos arcanos médicos y de que, en fin, la educación sanitaria de la población pudiera estar mejorando. Los palabros médicos se convierten sencillamente en palabras corrientes cuando una pegadiza canción caribeña habla de la bilirrubina o cuando un grupo musical se pone un nombre tan inusual como “Diabéticas aceleradas”. Nombrar un concepto médico no implica necesariamente su comprensión ni su correcto uso, pero al menos revela cierto contacto con el término. Salpimentar una conversación de palabras como laparoscopia, amniocentesis, artroscopia, osteoplastia, proteinuria, oxitocina, insulina, estrógenos y tantas otras que empiezan a ser moneda corriente es sin duda un primer paso para la extensión de la cultura médica. En muchos casos su uso no es del todo apropiado y quizá toda esta marea de terminología médica inundando el lenguaje vulgar no sea sino un puro espejismo o un síntoma de entronización de la medicina y de divinización de su poder. El asunto es si cabe más revelador cuando esta terminología científica salta al campo de la publicidad y los conceptos médicos se transmutan al servicio del márketing. El fenómeno no es nuevo y puede observarse en anuncios de todo tipo de objetos de consumo. Continue Reading →

Golpes bajos

La penúltima frase en la guerra del tabaco: “Fumar causa impotencia en el hombre”

Toda guerra empieza y se sostiene en una confrontación verbal: un fuego cruzado de frases y eslóganes, de adjetivos como cuchillos y de verdades como puños (tus puños contra los míos). En las consignas guerreras lo de menos es su fondo de verdad y de mentira: lo que importa es su pegada. Y en la bien llamada “guerra del tabaco”, un conflicto global que se prolonga ya 35 años y no parece tener fin, la pegada de ambos bandos es, por momentos, demoledora. Continue Reading →